La impresionante flexibilidad de los verbos en inglés

En casi todos los idiomas occidentales, para ser considerada verbo, una palabra tiene que tener una terminación especial. Por ejemplo, en español esa terminación es “-ar, -er, -ir” (“andar”, “comer”, “venir”); en francés es “-er, -ir, -re” (“aller”, “dormir”, “dire”); en alemán, portugués, italiano, sueco, etc., - incluso en ruso - ocurre lo mismo: generalmente hay un máximo de 4 formas de configurar un verbo. Las palabras que no tienen esas terminaciones no son verbos. Pero en inglés es esencialmente diferente...

Mira: “hand, eye, elbow, face, body, finger, head, knee, toe, arm, back, stomach, nail, muscle, heart, belly, nose, mouth, lip, tongue”.

Te suenan a partes del cuerpo, ¿verdad? Pues debes saber que todas ellas ¡también son VERBOS!

Así, “to hand” es entregar algo con la mano; “to eye” es ver, vigilar, echarle el ojo a algo; “to elbow” es dar un codazo, abrirse paso a codazos; “to face” es encarar; “to body” es representar, encarnar; “to finger” es señalar con el dedo, acariciar, tocar, manosear; etc., etc. Imagina el increíble poder de un idioma en el que los verbos no están limitados a ciertas terminaciones, sino que básicamente cualquier palabra puede convertirse en verbo, añadiendo “to” para el infinitivo y un máximo de 4 terminaciones para el resto (“-s” para la 3a persona del singular, “-ing” para el gerundio, y “-ed” para el pasado o el participio). Es un poder enorme, pues de hecho significa que prácticamente cualquier palabra puede literalmente “entrar en acción”. Mira estas palabras, que te sonarán a partes de una vivienda:

“house, chair, bed, light, table, room, wall, picture, fan, floor, ceiling”.

¡Todas ellas son también VERBOS! Compruébalo en cualquier diccionario.

O mira estas bebidas: “wine, milk, water, juice, drink”

water wine and milk

¡Son todas verbos también! Y como es lógico lo contrario también ocurre: una enorme cantidad de palabras que conocemos como verbos también pueden ser usadas como nombres. Es una lista interminable:

“push, pull, walk, talk, run, drag, spin, work, bend, hold, kick, punch, throw, catch. . .”

Es muy importante ser consciente de ese hecho porque te ayudará a entender el inglés “como un todo”, y eso te dará una confianza como nunca has tenido antes. Para concluir, piensa en todas las palabras que comenzaron como nombres y que hoy las usamos tranquilamente como verbos: de “correo electrónico” viene “to email”; de las charlas en internet viene “to chat”; de los archivos, “to file”; y de la mayor empresa de búsqueda en internet (y de un montón de otras cosas hoy día), “to google”. El inglés no es el idioma internacional “par excellence” por mera casualidad histórica. En gran parte se lo ha ganado a pulso, porque no hay otro idioma que se le aproxime en cuanto a simplicidad y flexibilidad.

Todo esto y más, podrás aprenderlo en BrainLang. ¡Empezar es GRATIS!

TE PUEDE INTERESAR:

 

BRAINLANG TAGS:

 

¿AÚN TIENES DUDAS?

Usamos cookies con fín de mejorar la experiencia de navegación. Al continuar navegando en BrainLang das a entender que las aceptas.

img pruebalo gratis