Generalmente el gran reto para los españoles, a la hora de desenvolverse con soltura en inglés, es pronunciarlo correctamente.

La pronunciación está directamente relacionada con el modo en que nuestro oído registra los sonidos y el cerebro los procesa. Por esta razón, la habilidad para acercarse a una pronunciación nativa dependerá, en gran parte, de nuestra capacidad innata, pero también existen técnicas que pueden ayudarnos a mejorarla.

Listening

El Accent Reduction es un método que busca ayudarnos a neutralizar nuestro acento “natural” para acercarnos a una pronunciación más cercana a la de los nativos ingleses. En concreto esta técnica se basa en modificar 2 aspectos fundamentales:

  • El modo en que utilizamos nuestros músculos faciales y la posición de la lengua (sobre todo al pronunciar determinados fonemas que no existen en castellano, o se pronuncian de un modo diferente).
  • La entonación (los británicos, americanos, canadienses, australianos, etc tienen una entonación totalmente diferente a la nuestra y diferente entre ellos también).

Entre las dificultades más frecuentes en lo que respecta a la pronunciación en inglés para un castellano parlante, se encuentra en la diferencia en el sonido de las Vocales. Concretamente en Español existen 5 sonidos vocálicos (a,e,i,o,u) que se corresponden cada uno con un grafema y son siempre los mismos. En inglés en cambio hay más de 20 en la pronunciación estándar y varía dependiendo de las regiones.

 

Otro caso común es confundir la /s/ con la /z/

Los ingleses tienen hasta cuatro formas diferentes de pronunciar la “s” y solo una se parece a la nuestra. See, strange... Sin embargo, la “s” intervocálica se pronuncia de un modo similar a nuestra /z/ (suena como un zumbido) pero más suave y sutil: como en Busy, easy ...

Especialmente difícil para los españoles resulta la "S" al inicio de palabra, que apenas se pronuncia. Es decir, mientras los españoles tendemos a pronunciar ”ESpain”, los ingleses apenas marcan la “S” y no hay sonido “E” delante.

El uso de la “r”

Otro ejemplo característico: la /r/ española es fuerte y marcada es un fonema vibrante, sin embargo en inglés apenas se pronuncia y cuando lo hace es con un sonido muy cercanos a nuestra “ere” como en radio.

El sonido de la "h"

En español, el sonido de la letra “h” es muda, sin embargo en inglés sí se pronuncia. 

 

Y hay muchos más. Nuestro consejo es que, una vez conozcas las diferencias, te olvides de ellas y dediques tu esfuerzo a entrenar tu oído sin estrés. Verás como de forma progresiva los sonidos nativos ingleses van resonando en tu cabeza de manera cada vez más natural y como tu pronunciación mejora, sin apenas darte cuenta.

***********************************************

Entrena tu inglés en BrainLang. Sin Cursos, Sin Clases, Sin Rollos

 

TE PUEDE INTERESAR:

 

BRAINLANG TAGS:

 

¿AÚN TIENES DUDAS?

Usamos cookies con fín de mejorar la experiencia de navegación. Al continuar navegando en BrainLang das a entender que las aceptas.

img pruebalo gratis