Cada vez más personas se dan cuenta de que las metodologías para aprender en inglés basadas en la gramática o en ejercicios repetitivos son ineficientes. Requieren demasiado esfuerzo y producen escasos resultados. Además, el nivel de inglés de los españoles demuestra que algo no estamos haciendo bien.

Por ello, el modelo estándar de aprendizaje con profesor, pizarra y clases está cada vez más cuestionado y cada vez tiene más alternativas. Repasamos las más destacadas.

6 métodos para aprender inglés sin estudiar

1- Clases de conversación

Saber un idioma no es otra cosa que ser capaz de comprenderlo y de expresarse. Partiendo de esta premisa es totalmente comprensible el auge de las clases de conversación, ya sean particulares o grupales. Incluso las ofrecen muchas academias de idiomas en sus intentos por adaptarse a los nuevos tiempos.

¿Cuál es el problema? Que antes de empezar a hablar, hay que ser capaz de entender. Sin una conversación fluida o con alumnos en niveles bajos este formato no avanza. Por no hablar de que la dedicación efectiva es muy baja, apenas dos o tres horas por semana.

2- Clases temáticas

Viendo cómo algunos alumnos se aburrían con readings y listenings de temas genéricos, algunos profesores tuvieron una idea aparentemente brillante: convertir los intereses de los alumnos en clases. Así pueden encontrarse cineforums en inglés, visitas en inglés a museos a cargo de profesores o clases de bussiness english.

ingles visita museo

¿Cuál es el problema? Aunque si los contenidos pedagógicos son interesantes se aprende más, hacerlo en forma de clases sigue siendo un error que convierte este método en ineficiente. Además, el precio de hacer clases especializadas puede ser bastante alto.

3- Parejas lingüísticas

Como alternativa gratuita a las clases de conversación encontramos las parejas lingüísticas. Funcionan como un intercambio: en la primera mitad de la conversación se usa tu idioma y en la segunda, el de tu pareja lingüística. Sobre el papel, yo te enseño tú me enseñas.

Problema: encontrar tu pareja lingüística es tan o más difícil que encontrar tu pareja afectiva. Tenéis que tener el mismo nivel en el idioma del otro, debéis ser capaces de quedar a menudo para aprovechar las horas de entrenamiento real que se reducen a la mitad. Además, igual que en las clases de conversación, si vuestro nivel no es suficiente alto vuestro ritmo de aprendizaje será muy lento.

4- Apps y sitios de e-learning

La falta de tiempo y el auge de smartphones y tablets ampara todo tipo de servicios para aprender inglés online. Este tipo de soluciones son de lo más variopintas desde el punto de vista teórico y tecnológico. Últimamente están muy en boga los sistemas de gamificación, en los que se reciben recompensas por cada tarea completada

¿Cuál es el problema? Se trata de un sector muy amplio para señalar un solo fallo común. No hay que perder de vista que muchas veces la revolución digital consiste en trasladar el mundo offline al online, sin más. Hacer ejercicios interactivos 

En líneas generales, el modelo de negocio de este sector es idéntico al de un gimnasio o una academia: se paga tanto si se usa como si no. Y no olvidemos el gran problema: muchos de estos sistemas online para aprender inglés no son más que un clon 2.0 de los ejercicios tradicionales que no consiguen hacernos mejorar. Saber completar un fill in the gaps y recibir puntos por ello no equivale a entender inglés. Escuchar muchos contenidos en inglés de un nivel adecuado, sí.

5- Estancias en el extranjero

Puede que una estancia en un país angloparlante sea la mejor receta para entenderlo y hablarlo. Las virtudes de este método se pueden comprobar en todos aquellos que han hecho las maletas para buscarse la vida en otro país o en los que han tenido al suerte de irse de intercambio durante sus estudios.

aprender ingles extranjero

¿Cuál es el problema? Los costes van más alla de alquiler y manutención. Hay que pasar cierto tiempo en otro país y no todo el mundo puede tomarse un año sabático o aparcar su carrera profesional. Además, no entenderse con los nativos puede resultar algo bastante descorazonador. No olvidemos que en el extranjero se aprende inglés porque no queda otra opción.

6- Quedarse con el método ideal para entrenar inglés

Dado que el lenguaje no se aprende, se adquiere. Desde BrainLang queremos quedarnos con lo mejor de las formas alternativas de aprender inglés: el entrenamiento inmersivo de vivir en el extranjero, la gamificación, el interés que despiertan las clases temáticas o un sistema de recargas sin cuotas mensuales, etc.

Eso sí sin cursos, sin clases y sin rollos. Desde hoy, en BrainLang tienes una selección diaria de contenidos adaptados a tu nivel e intereses y  creados por guionistas expertos en entretenimiento. Entrenando tu inglés con nosotros, irás mejorando la comprensión día a día y, poco a poco irás subiendo de nivel.

TE PUEDE INTERESAR:

 

BRAINLANG TAGS:

 

¿AÚN TIENES DUDAS?

Usamos cookies con fín de mejorar la experiencia de navegación. Al continuar navegando en BrainLang das a entender que las aceptas.

img pruebalo gratis