Como todos los veranos, son muchos los que se plantean aprovechar los días de vacaciones para combinar placer y aprendizaje, y mejorar su inglés.

PLAYA SUMMER LOVE

Pero aunque la oferta para viajar y aprender inglés en el extranjero es cada vez más abundante y diversa, no siempre es sencillo decidirse. Las opciones más frecuentes pasan por los tradicionales cursos de inmersión lingüística en destinos archiconocidos como Londres, Sidney o Nueva York, donde los principales problemas son el precio del viaje y el alojamiento y los gastos de manutención. También está la opción más cercana de Irlanda ¿Quién no ha pasado un verano “estudiando” inglés en Dublín? O la mediterránea Malta, que ofrece la ventaja de contar con temperaturas agradables garantizadas y el inconveniente de ser la opción preferida por otros muchos miles de españoles que viajan a la isla con nuestra misma intención.

Porque esa es una de las principales consideraciones a tener en cuenta para decidirse por una opción u otra ¿Dónde no habrá españoles? Un requisito indispensable para aprovechar el tiempo y darte un verdadero baño de inmersión lingüística que compense la inversión realizada.

Pero no todo son cursos ni clases “convencionales” claro. En el Reino Unido, por ejemplo, existen programas de voluntariado organizados por National Trust que brindan a los interesados la oportunidad de aprender y ayudar a otros en unas vacaciones con vocación solidaria.

Otras opciones son, por ejemplo, aprender inglés al mismo tiempo que se disfruta de la vida en una granja de Irlanda, como ocurre en el condado de Tipperary, en la Milltown House Farm, una granja familiar donde es posible vivir una verdadera inmersión en un ambiente rural.

Y los más deportistas pueden combinar GOLF e Inglés en las playas de Gold Coast en Australia. Junto a este paraíso del surf existen más de veinte campos de golf en los que se ofrece la posibilidad de combinar el aprendizaje del inglés y la inmersión en la vida y cultura locales, con la práctica de esta disciplina deportiva.

¿Pero qué pasa si tenemos clara una preferencia de destino y allí no se habla inglés? Es decir, ¿Qué ocurre si soñamos con pasar las vacaciones en las Islas Griegas, o en las Baleares, o perdidos en una playa gaditana y queremos mejorar nuestro inglés al mismo tiempo? ¿Y si nuestro presupuesto no da para abordar el gasto de un viaje y estancia en Nueva York, Sidney o Londres, por poner tres ejemplos? En ese caso la mejor solución es llevarse BrainLang de veraneo.

Tan sencillo como llevarte nuestra APP donde vayas y entrenar tranquilamente, en la playa, la montaña, o mientras disfrutas de tu ciudad favorita.
Como siempre decimos, el mejor modo de aprender un idioma es, sin duda, viajar al país de origen y vivir una inmersión real, y si esto no es posible, la segunda opción es BrainLang. Porque el mejor destino para aprender inglés este verano puede ser tu toalla de piscina, o incluso tu sofá.

 

*******************************************************************

Entrena tu inglés en BrainLang. Sin Cursos. Sin Clases. Sin Rollos

 

TE PUEDE INTERESAR:

 

BRAINLANG TAGS:

 

¿AÚN TIENES DUDAS?

Usamos cookies con fín de mejorar la experiencia de navegación. Al continuar navegando en BrainLang das a entender que las aceptas.

img pruebalo gratis