Entre los hablantes de inglés como segunda lengua los hay de dos tipos: los que han pasado tiempo en el extranjero perfeccionado su nivel y los que no.

Generalmente, una estancia en un país anglosajón puede marcar la diferencia al aprender inglés. Y es dicen que no hay nada como curtirse usando la lengua las 24 horas del día en un entorno real. ¿Seguro? Repasamos puntos a favor y en contra de irte al extranjero a aprender inglés.

A favor de practicar inglés en el extranjero

Pro #1 La experiencia vital

A veces para encontrarse a uno mismo hay que irse lejos. Cualquier estancia prolongada fuera de casa deja huella. Si te vas a aprender inglés al extranjero, vivirás cosas que no se enseñan en un aula, conocerás gente y disfrutarás de momentos únicos. La mejor razón para vivir una temporada fuera para aprender inglés es… que no podemos explicártela.

Pro #2 Captas la cultura como nadie

Un idioma no es solo su vocabulario y sus estructuras. Es también todo lo que connotan sus palabras, las costumbres que reflejan, la historia y la cultura que hay detrás de ellas. Por ejemplo: que muchas lenguas del mundo no tengan una palabra como la española sobremesa dice mucho de cómo nos tomamos las comidas y las reuniones sociales en España. Aprender inglés en el extranjero te permite entender todo eso, porque en lugar de aprender definiciones, las vives.

Pro #3 Aprendes sí o sí

Aprender inglés en el extranjero es cuestión de supervivencia. Si no entiendes lo que te dice el camarero probablemente termines teniendo algún susto con la cuenta o, en el peor de los casos, no comiendo. Si no sabes contarle a tu casero qué problema tienes, no lo solucionarás. Así que te tocará entender, hablar y... hacerte entender.

Ahora bien, no todo es de color de rosa ahí fuera. Tu experiencia seguirá valiendo la pena como episodio vital. ¡No tenemos nada en contra de viajar! Sin embargo, si tu objetivo es aprender inglés, aquí tienes tres razones por las que viajar al extranjero no termina de ser buena idea.

En contra de aprender inglés en el extranjero

Contra #1 El acento importa

Probablemente has estado estudiando con el inglés británico estándar, que no tiene por qué parecerse al norteamericano, al canadiense, al australiano o al irlandés, obviando otras muchas (¡muchísimas!) variables que hay en el mismo territorio británico. Elegir un lugar con un acento muy diferente al que te resulta más familiar puede retrasar tu progreso, complicarlo o… desencadenar el próximo punto.

Contra #2 Un entorno extranjero es estresante

No todo el mundo será considerado contigo por el hecho de que no estás entendiendo al 100 % lo que te dicen. Quizá algunos ni se preocupen en facilitarte las cosas. Tu entorno no se adapta a ti y no tiene por qué ponértelo fácil. Es así de triste. Más bien eres tú quién se va a adaptar a él. Sin duda, como decíamos en el pro #3, aprenderás, pero quizá más de un nativo te pondrá contra las cuerdas.

Contra #3 Es caro

Pero bastante caro. En general, en muchos países anglosajones el nivel de vida es superior al de aquí y eso se traduce en que aprender inglés en ellos implique buscarse un trabajo o terminar desembolsando una suma de dinero francamente importante.

¿Quieres irte, tienes dudas? El resumen es el siguiente: ver mundo SIEMPRE vale la pena. Pero este método de aprender inglés tiene varias contras importantes que no puedes ignorar. Pero tranquilo. El método de BrainLang te aporta los mismos beneficios que un entorno immersivo como el que tendrías yéndote al extranjero, pero con audios adaptados a tu nivel para evitar pasarlo mal y todo ello por mucho, muchísimo menos, de lo que te costaría llenar el carro del super California. Y por si fuera poco, registrarte en la versión demo es ¡completamente gratis!

TE PUEDE INTERESAR:

 

BRAINLANG TAGS:

 

¿AÚN TIENES DUDAS?

Usamos cookies con fín de mejorar la experiencia de navegación. Al continuar navegando en BrainLang das a entender que las aceptas.

img pruebalo gratis