Llevas varios años intentándolo con el inglés. Has hecho tantos ejercicios que contarlos no tiene sentido. Sientes que es injusto porque te esfuerzas pero, en cambio, no consigues resultados.

 Lamentamos decirte que el esfuerzo no es tan importante. Bueno, sí lo es, pero no sirve de absolutamente nada si no lo aplicas en un método adecuado. Y muy posiblemente, ese sea tu problema, como lo es para millones de personas en el mundo.

 

Durante muchos años seguramente has creído que el inglés era aburrido. O que al menos era la típica asignatura tostón que te generaba problemas en el instituto. Pero eso no es más que un pensamiento derivado de una mala experiencia.

A todos nos ha pasado. Incluso a muchos miembros del equipo de BrainLang (a los que no somos nativos ingleses, por lo menos).

Pero no, el inglés no es aburrido ni es un problema. O no lo es más que el castellano, el italiano, el chino o el malayo.

 

No, el inglés no ha dejado de ser una lengua franca internacional ni hay otro idioma que esté de moda. Sigue siendo necesario como siempre. Lo que no es necesario es que lo estudies y que sufras para aprenderlo.

No tenemos nada en contra de estudiar. Es algo que, sin ir más lejos, nos ha servido a todos los miembros del equipo de BrainLang para adquirir conocimiento de forma estructurada en gran cantidad de áreas del saber.

¿Qué problema hay entonces con estudiar inglés? Muy sencillo: el dominio de una lengua es algo a lo que el 99,9 % de los hablantes darán un uso práctico. Lo usarán para comunicarse, para explicar un plan de negocio a un cliente internacional, para dar indicaciones a un taxista neoyorquino, para entender textos profesionales o para dejar de ver cine y series con doblaje.

TE PUEDE INTERESAR:

 

BRAINLANG TAGS:

 

¿AÚN TIENES DUDAS?

Usamos cookies con fín de mejorar la experiencia de navegación. Al continuar navegando en BrainLang das a entender que las aceptas.

img pruebalo gratis